DA5853AF-A330-4275-806B-76EAF6874B01

Tengo a un inquilino problemático, ¿cómo lo desalojo de mi propiedad?

El arrendamiento puede ser un excelente negocio, ya que requiere de relativamente poco esfuerzo y se pueden generar interesantes ganancias.
Sin embargo, rentar no es un cuento de hadas como muchos lo pintan. Existen inquilinos muy problemáticos, que dañan las propiedades, dan mal trato al arrendador, se resisten a pagar e, incluso, buscan la manera de adueñarse del inmueble.

Si en algún momento llegas a tener la mala suerte de tener a un arrendatario moroso o problemático, deberás seguir un proceso especial para desalojarlo, y no hacerlo a la fuerza, o allanando la morada, ya que, de hacerlo, el inquilino tendrá más armas para defenderse en una posterior demanda.
Aquí te contamos qué proceso se sigue para recuperar tu propiedad de manos de un inquilino abusivo.
Debes tomar en cuenta que SIEMPRE debe haber un contrato de por medio. No permitas que la “confianza” a la persona, la pereza, o tu poca experiencia en temas legales te haga prestar un bien inmueble sin un contrato de por medio, pues esto podría complicar mucho un proceso de desalojo.
Si deseas pedirle al inquilino la propiedad antes del término del contrato, ya sea por faltas en el comportamiento, impago, o porque, inesperadamente, necesitas hacer uso de ella, deberás notificarlo por escrito con anticipación y con ciertas formalidades, y explicarle el porqué de la petición.


Existen varios tipos de notificaciones:


-En la primera, el arrendador le da un ultimátum al arrendatario, para que este pague las rentas morosas en un cierto plazo (generalmente de 3 a 7 días). Si después de este lapso, el arrendatario no paga la deuda, tendrá que desalojar la propiedad cuanto antes. Es sumamente probable que el inquilino, al abandonar el inmueble, decida no pagar la deuda, y solo con un proceso legal se le podrá exigir, por lo que, le recomendamos, no permita un impago muy prolongado antes de solicitar el desalojo.


-En la segunda, denominada de “subsanación o abandono”, el arrendador le solicita al arrendatario que cambie el comportamiento incorrecto o, en su caso, que repare el daño que haya causado. El arrendador fija un plazo, y si después de este el arrendatario no ha cambiado o arreglado el desperfecto que causó, deberá desalojar la propiedad cuanto antes.
Es importante que el contrato delimite bien los derechos, obligaciones y restricciones, pues, de lo contrario, el arrendatario podrá apelar y asegurar que no estaba enterado de que sus actos estaban prohibidos en la vivienda.

-En la tercera notificación, llamada “de abandono incondicional”, el arrendador solicita el desalojo del inmueble por algún incumplimiento de parte del inquilino, y no da oportunidad a que este enmiende el problema, invitándolo a abandonar el inmueble a la brevedad posible. En este caso, también será complicado cobrar morosidades si no se lleva a cabo un proceso judicial.


La notificación de abandono incondicional se puede aplicar solo cuando el inquilino comete actos graves, como:
-Adeudos de más de 1 mes
Haber recibido una notificación menos estricta con anterioridad y hacer caso omiso
-Actos ilícitos
-Daños importantes a la propiedad
También puede ser que el inquilino no haya cometido ninguna falta, pero que el arrendador tenga la necesidad de darle un nuevo uso a la casa. En esta situación, también deberá solicitar por escrito el desalojo, con la diferencia de que, en este caso, deberá darle entre uno y dos meses a partir de la fecha de la notificación, para darle oportunidad de encontrar otra vivienda digna.
Si después del lapso correspondiente en cada caso, el arrendatario se desentiende y no quiere abandonar la propiedad, será momento de iniciar un juicio legal de desalojo.
Te aconsejamos que recopiles tantas pruebas del incumplimiento como sea posible: fotos de los daños a la casa, recibos, evidencias de la deuda acumulada, copia de las notificaciones entregadas con fecha y firma de recibido por el arrendatario, grabaciones de cámaras de seguridad, y cualquier otra cosa que pudiera servir para demostrar las faltas y acortar el proceso judicial.
La demanda deberá seguir su proceso, y, una vez el juez otorgue su resolución, y si todo sale a su favor, usted deberá contactar a la autoridad correspondiente para que acuda, con la orden judicial, a avisar del desalojo y escoltar al inquilino afuera de la propiedad. Si la demanda fue por impago, se procederá también a embargar los bienes que correspondan al monto de la deuda.


El proceso puede variar, dependiendo de las legislaciones específicas de cada región, pero estos son, a grandes rasgos, los pasos que deberás seguir si se enfrenta a esta penosa situación.
Aparte de lo anterior, si no deseas desalojar al arrendatario antes de la finalización del contrato, sino, hasta que este termine, igualmente deberás avisarle con un mes de anticipación, por lo menos, que el contrato no será renovado, para que, justo el día de término, el inquilino pueda dejar la propiedad y no dar oportunidad a que se generen otras situaciones.
Si vas a hacer del arrendamiento de propiedades un negocio, te invitamos a tener mucho cuidado a la hora de seleccionar a tus inquilinos para evitar, en la medida de lo posible, este tipo de conflictos.

Compartir artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on telegram

MAS ARTÍCULOS

SIGUENOS

BUSCADOR

te puede interesar

Más Relevantes

0

SUSCRíBETE AHORA

Suscríbete para recibir todo nuestro contenido.

© 2020 Realty-Business MX || Todos los derechos reservados || Política de Privacidad