WhatsApp Image 2020-12-09 at 12.12.50 PM

Quiero comprar mi casa propia, ¿Qué debo evaluar?

La compra de nuestra casa propia es una decisión sumamente trascendente, y hay mucho qué pensar antes de tomarla. Aquí te ayudamos.

Tener una casa que pertenezca a uno mismo es el sueño de muchos, pues otorga seguridad y patrimonio. Por diversas razones, la adquisición de un inmueble para vivir es una decisión importante: en este tipo de transacciones hay mucho dinero en juego, además de que será el espacio y la zona que habitaremos durante varios años, entre otras cuestiones.

A pesar de todas las ventajas que pueda tener una casa propia, existe una desventaja muy grande: el gran desembolso que implica. Es por ello, que gran parte de la población adquiere su vivienda a crédito. Hasta aquí, todo va bien. El problema surge cuando este financiamiento se adquiere casi sin enganche y a un plazo muy largo, lo que ocasiona que se termine pagando incluso más del doble del valor real del inmueble, debido a los intereses.

Una casa se puede comprar con el objetivo de invertir, o con la intención de habitarla, y la segunda opción no es mala, siempre y cuando la transacción realmente esté dentro de nuestras posibilidades y no tengamos que apretarnos el cinturón en exceso para pagarla.

A continuación, te compartimos los principales puntos que debes evaluar antes de comprar una casa con un crédito hipotecario:

  1. Finanzas personales en orden: Antes de tomar el compromiso de pagar una casa por varios años, lo ideal es que no tengamos deudas. Si las tenemos, deberíamos esperar a saldarlas, antes de tomar una deuda hipotecaria, que, sinceramente, no es cualquier cosa.
  2. Pensar a largo plazo: Tal vez ahora nos estén pagando muy bien como empleados, y sintamos que tenemos toda la libertad y derecho de tomar más y más créditos. Sin embargo, el mundo es muy volátil, y de un día a otro podríamos perder nuestro trabajo, lo que nos dejaría en una situación financiera muy complicada. Ante esto, no te invito a que te desanimes, pero sí a que procures generar un buen flujo de efectivo, que provenga de por lo menos otras tres fuentes de ingreso, además de contar con un fondo de emergencia que pueda cubrir hasta tres meses del gasto familiar. Haz un esfuerzo por tenerlo, pues la previsión, hace la diferencia.
  3. Establecer prioridades: Tener un presupuesto nunca está demás, uno que nos permita visualizar de dónde podemos recortar si en algún punto tenemos dificultades inesperadas para pagar el crédito. No deberíamos posponer cosas importantes o “tapar un hoyo destapando otro”, es decir, descuidar el resto de nuestros pagos importantes para atender ese.
  4. Educarnos financieramente: Estar informados y conscientes sobre la mejor manera de manejar el dinero es trascendente para TODAS las personas, pero más para las que van a contratar un producto crediticio. Si tenemos poca noción de cómo trabaja el financiamiento que pensamos contratar, cómo se calculan los pagos, la tabla de amortización, entre otros factores, seremos presas fáciles para engaños o contratos que realmente no sean beneficiosos para nosotros. Personalmente, aconsejo que, por lo menos un año antes de comenzar con el proceso de selección y compra de la propiedad, nos dediquemos a capacitarnos, de ser posible en cursos impartidos por profesionales, y, si no es posible, por nuestra cuenta, con libros, internet, etc.

La idea es que, al llegar con los asesores inmobiliarios y bancarios, podamos entender los términos que ellos usan, y hablemos sin desventaja, de igual a igual, al menos en la medida de lo posible.

Si te da pereza prepararte, piensa en todo el dinero y preocupaciones que te podrás ahorrar si lo haces.

5. Tomar en cuenta otros gastos: Independiente del precio de la casa, tendremos que cubrir otras cantidades importantes, como lo son los gastos notariales e impuestos.

6. Financiamientos cortos: Para que tu crédito no te salga muy caro, te aconsejamos que se financie a máximo 15 años. La mensualidad no será mucho más cara que en un crédito de 20 y acabarás pronto. Los financiamientos muy largos son los más perjudiciales en la mayoría de los casos.

7. Tener un buen enganche: La mejor manera de reducir la deuda desde un inicio es pagar un buen porcentaje del valor del inmueble como enganche. Se aconseja un 20%, incluso aunque el banco permita menos. Por esto, te aconsejamos que ahorres durante un tiempo antes, y así no tomes una deuda tan grande.

8. No te dejes convencer tan fácil: Los vendedores siempre tratarán de convencerte de que la opción que te ofrecen es la más beneficiosa para ti, por lo que, si no estás firme en lo que quieres, podrían hacerte comprar una casa más cara de lo que teníamos pensado, o una que no se adapte a tus necesidades. Evalúa opciones, no tengas miedo de decir “No” a algún vendedor o de pensarlo más si algo no te termina de convencer, es una decisión trascendente que debe analizarse con la seriedad justa.

Compra con base en lo que necesitas, no en lo que ellos te quieren ofrecer.

9. Revisa la ubicación: En México, muchas constructoras desarrollan espacios habitacionales en zonas alejadas de la “civilización”, con la promesa de que, en unos cuantos años, las inmediaciones se desarrollarán y la plusvalía crecerá enormemente. El comprador deberá evaluar si la ubicación y las distancias a cruzar le resultarán convenientes. Además, deberá sentirse seguro y cómodo en la zona donde su propiedad esté ubicada, pues sería muy desagradable que, una vez comprado el inmueble, se dé cuenta de que la colonia es conflictiva.

10. Reflexionar sobre nuestro proyecto de vida: Muchas personas consideran que rentar en vez de comprar es un desperdicio de dinero, sin embargo, hay momentos de la vida donde es mucho más eficiente arrendar que adquirir, sobre todo si dentro del plan de vida hay un cambio de residencia en un plazo relativamente corto. No tendrá caso tomar un crédito hipotecario a quince años, si dentro de nuestro plan de vida tenemos pensado mudarnos a otro país en pocos años.

Comprar una casa es una gran decisión, que llena de satisfacción, solo es necesario planear con cautela y sin prisas, pues, de lo contrario, estaremos pagando oro y recibiendo cobre. Utiliza estos diez parámetros y verás que tu decisión será mucho más inteligente. ¡ÉXITO!

Compartir artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on telegram

MAS ARTÍCULOS

SIGUENOS

BUSCADOR

te puede interesar

Más Relevantes

0

SUSCRíBETE AHORA

Suscríbete para recibir todo nuestro contenido.

© 2020 Realty-Business MX || Todos los derechos reservados || Política de Privacidad