WhatsApp Image 2020-12-02 at 10.21.21 AM

Propiedades intestadas: ¿Cómo rescatarlas?

En México, tan solo 1 de cada 20 personas han realizado su testamento, cifra alarmante, tomando en cuenta la cantidad de problemas que te puede ahorrar este trámite. Si tienes ya una propiedad intestada, aquí te decimos cómo regularizarla y no perderla.


Desafortunadamente, en nuestro país la previsión escasamente forma parte de nuestra cultura.  Nos creemos eternos, o simplemente preferimos evitar pensamientos sobre la propia muerte, o gastar, y postergamos decisiones importantes. 

Ya sea la contratación de seguros de vida, de servicios funerarios, o incluso la elaboración de un plan de retiro (pues tampoco la tranquilidad económica en la vejez es algo que los mexicanos suelan planear correctamente) son aspectos que la mayoría prefiere dejar para después. Y muchas veces ese después, jamás llega. 

Una de las primeras decisiones que se deben tomar con respecto a nuestro legado al fallecer, es el testamento. No importa si lo que poseemos es mucho o poco, a fin de cuentas, es el resultado de nuestro esfuerzo e inversión, y si creemos que para nuestros herederos será fácil reclamar las propiedades sin un testamento de por medio, estamos en un error. 

Heredar propiedades, incluso de tus propios padres, sin un testamento de por medio, claramente no es imposible, pero sí conlleva mayor complicación, posibles conflictos familiares, y un gran coste monetario.

Es por esto, que el trámite del testamento, que no cuesta más que unos cuantos miles de pesos, es una responsabilidad importantísima de todo aquel que posea inmuebles. El testamento es para todos, no solo para los ancianos con enfermedades graves. Si estás en tus 20 y tantos, también puedes y debes hacerlo, pues lamentablemente, nadie sabe cuándo se irá.

¿Sabías que solo 1 de cada 20 personas en México deja testamento? Mucha pérdida de tiempo y recursos se podría evitar si se cambiara el chip sobre este tema.

Si a pesar de la información anterior, no haces testamento, o si estás atorado en un problema, porque tus padres o familiares cercanos fallecieron y no dejaron certeza por escrito, existe una manera de poder recuperar esos bienes que han quedado en el limbo. Esta es, la sucesión intestamentada, también conocida como legítima.

La sucesión intestamentada no solo se realiza cuando no existe testamento; hay otras razones por las que puede ser necesaria, por ejemplo, cuando el documento ya existente se nulifica por motivos establecidos en el código legal, cuando haya bienes que quedaron fuera de él, cuando el heredero no cumple las condiciones que el testador haya solicitado para la entrega de los activos, cuando el beneficiario establecido repudia la herencia o cuando muere antes de poder recibirla. 

Con una serie de pasos, y la correcta asesoría jurídica, los bienes estarán pasando a sus nuevos dueños en lapsos que van desde los seis meses hasta varios años; esto dependiendo de varios factores, uno de los principales, el pronto acuerdo entre todas las partes que pudieran tener algún derecho sobre la masa hereditaria.

¿Cuáles son los pasos para una sucesión de este tipo?

La realidad es que cada caso jurídico es diferente, y pueden presentarse u omitirse diferentes etapas a las señaladas aquí, sin embargo, a grandes rasgos, este es el proceso a seguir:

1. Verificación de la identidad

Durante el siglo pasado, por malicia o por ignorancia, era muy frecuente que, en los documentos oficiales, no se escribiera el nombre de la persona de manera 100% correcta. Los famosos “Ma.”, en vez de “María”, las faltas de ortografía, la omisión de nombres o apellidos, generó que una misma persona pudiera tener diferentes identidades en cada documento. 

Claro está que esto no pasa con todas las personas, pero sí es importante verificar que todos los documentos, escrituras y demás papeles importantes, tengan el mismo nombre. De no ser así, se procederá a iniciar un “Procedimiento judicial no contencioso sobre identidad de persona”, buscando hacer saber a la autoridad pública que todos esos nombres pertenecen a un solo individuo. Estos procedimientos suelen resolverse rápido.

He aquí la importancia de verificar que nuestro nombre esté correctamente plasmado en todos nuestros documentos oficiales.

2. Demanda inicial de juicio

Cualquier persona que crea que puede tener derechos sobre la masa hereditaria intestada, puede iniciar una demanda, la cual deberá dirigirse a un juzgado de lo familiar (el que corresponda al último domicilio que tuvo el de cujus). 

También se sabe que cualquier otra persona puede iniciar una demanda para reclamar una herencia, incluso cuando no tenga relación con el fallecido, y especialmente si él carece de potenciales herederos. Sin embargo, es muy poco probable que en esta situación el demandante gane. 

3. Verificación de no existencia de testamento

Antes de que se comience un juicio en toda la extensión de la palabra, el juzgado verificará que no exista ya un testamento existente que el demandante desconozca, a nivel nacional. En caso de que la respuesta sea afirmativa, la demanda pierde total validez.

4. Presentar documentos y convocar herederos

En esta etapa, deberán presentarse los documentos oficiales básicos para que el proceso sea válido: acta de defunción del heredatario o de cujus, acta de matrimonio (si se es cónyuge del fallecido), actas de nacimiento (en caso de ser hijos). 

Además, se hará un recuento de todas las personas que podrían tener derecho a la herencia, pues forzosamente deberán ser notificados sobre el comienzo de este juicio. Cuando se les convoque, ellos decidirán si quieren entrar en el proceso, o si repudian la herencia. 

5. Régimen de sociedad conyugal o bienes separados

Es importante señalar, que el régimen con el que el fallecido haya decidido casarse, influirá mucho en la repartición de los bienes. Por un lado, si el régimen fue de bienes separados, la esposa o esposo recibirá la parte proporcional como un hijo más; en cambio, si contrajeron nupcias por sociedad conyugal, en automático, el 50% de los bienes serán escriturados a nombre del cónyuge vivo, y solo el resto podrá ser repartido entre los correspondientes herederos.

6. Designación de albacea

Una vez que todos los posibles derechohabientesfueron informados y toman parte del proceso, se escoge a una persona que funja como albacea, esto es, un encargado de administrar y “responder por los bienes” durante el tiempo en que estos no tengan un dueño definido. Es preciso aclarar, que no por el hecho de ser albacea se tienen mayores derechos al resto de los potenciales herederos, ni se puede obtener algún beneficio especial. 

7. Inventario y avalúo

En este paso, la albacea gestionará un inventario de la totalidad de las propiedades, y mandará a valuar cada una de ellas, para así poder repartir de la manera más justa la masa hereditaria en los pasos siguientes.

8. Partición

Una vez que se tiene el inventario y avalúo, se cuenta con la información necesaria para repartir los bienes de la forma más equitativa posible.  Entonces, el albacea, con previo acuerdo con el resto de los beneficiarios, presentará una propuesta de repartición. En este punto, los herederos deberán confirmar la aceptación del acuerdo, y así, el juez podrá validarlo. 

Si todas las partes llegan a un acuerdo rápidamente, el proceso estará prácticamente finalizado, y lo siguiente será realizar la escrituración.

Como pudiste ver, la previsión será siempre la primera y mejor opción cuando se poseen bienes, especialmente si son de alto valor, sobre todo por el hecho de que todo el proceso aquí mencionado requiere de asesoría legal especializada, la cual tendrá un costo considerable, sin contar los precios de trámites y temas relacionados. Sin embargo, si prever ya es imposible, no todo está perdido, y es mejor realizar una inversión que te permita recuperar tus bienes, a perder el patrimonio familiar.

Compartir artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on telegram

MAS ARTÍCULOS

SIGUENOS

BUSCADOR

te puede interesar

Más Relevantes

0

SUSCRíBETE AHORA

Suscríbete para recibir todo nuestro contenido.

© 2020 Realty-Business MX || Todos los derechos reservados || Política de Privacidad