44E18E88-784D-4754-8C13-EEDACB0E33D2

LA CENA DE NAVIDAD Y LOS TERRENOS DE LA ABUELA.

Por Lic. Jorge Arturo García

Parece chiste, pero es anécdota…

La época decembrina y de inicio de año nuevo para muchas personas es la mejor época del año, donde se viven los mejores momentos en familia, aún en las circunstancias actuales en las que, debido a la pandemia de Covid – 19, no se nos permite la reunión y convivencia con todos los integrantes de las familias en México. 

Sin embargo, es una realidad que muchas familias se enfrentan a una situación muy difícil de manejar, y que sale a relucir en las reuniones, para arruinarlas: nos referimos a aquellos bienes inmuebles que pertenecieron a un ascendiente en cualquier grado que falleció y que no dejó testamento, o bien como coloquialmente nos referimos a ellos, “los terrenos de la abuela” por los cuales nuestros tíos se pelean en la cena de navidad.

En realidad, este tipo de situaciones son más comunes de lo que imaginamos, puesto que pueden ocurrir aun cuando exista un testamento, debido a que puede suceder que el testamento no incluya todos los bienes del familiar fallecido, o que el heredero universal haya fallecido o repudiado la herencia, que el testamento haya perdido su validez por algún motivo; en fin, suele suceder con más frecuencia de lo que pensamos y a veces por cuestiones que nunca nos pasaron por la cabeza.

En ese sentido, no cabe duda que este tipo de situacionesconllevan, en muchos de los casos, problemas graves entre familiares, porque no siempre es fácil ponerse de acuerdo respecto a qué cosa le toca a cada quien, ni tampoco es tan sencillo como ponerse de acuerdo y apuntarlo en una libreta, sino que tiene sus implicaciones legales y ciertas formalidades que deben observarse para poder arreglar el problema y escriturar a nombre del o de los herederos tal como la ley manda. 

Además, cabe mencionar, que los bienes intestados muchas veces están en una situación de riesgo de ser apropiados por “paracaidistas” u otras personas indeseables que tomanposesión de los inmuebles, puesto que, ante el Registro Público de la Propiedad, mientras que no se arregle y se escriture como se debe, el dueño sigue siendo el difunto y,por lo mismo, es imposible que nuestro familiar difunto haga las acciones legales que corresponden para salvar sus bienes. 

Por ese motivo, nos dimos a la tarea de tratar de explicar de forma breve y clara, en qué estatus jurídico se encuentran dichos terrenos y qué derechos tienen los herederos respecto de los mismos y entre ellos mismos. 

I. LEGÍTIMOS HEREDEROS, ¿QUIÉNES ENTRAN A LA SUCESIÓN?

Para empezar debemos tener en claro que todos los bienes que integran el patrimonio del familiar fallecido van a estar dentro del proceso de sucesión que elijamos llevar, independientemente si se trata de bienes inmuebles como casas, terrenos, etc; o si se trata de bienes muebles como lo son las joyas, dinero en efectivo o en cuentas bancarias, automóviles, etc.; todo lo que una vez perteneció a nuestro familiar fallecido integrará su patrimonio a repartir, cabe mencionar que en el ámbito legal, a dicho patrimonio se le conoce como bienes intestados y a la totalidad de dichos bienes en su conjunto se le conoce como masa hereditaria, por eso es importante identificar a los legítimos herederoscuanto antes, porque suele suceder, que una persona o familiar que se siente con derecho se apodera de las cosas de valor como las joyas.

En ese sentido, lo primero que debemos hacer antes de iniciar los trámites para repartir los bienes es identificar quiénes son los legítimos herederos, lo cual a veces no es tan sencillo de identificar por cuestiones específicas de cada caso, además de que la ley establece que una amplia gama de parientes pueden tener derecho a heredar, puesto que incluye a “[…]los descendientes, cónyuge, ascendientes, parientes colaterales dentro del sexto grado, así como la concubina o el concubinario,[…]”.

Imaginemos, los parientes colaterales en primer grado sonnuestros tíos (que son hermanos de nuestros padres), entonces, si la ley refiere que tienen derecho hasta los parientes colaterales dentro del sexto grado, significa que aquellos tíos segundos, terceros y hasta sextos, que muchas veces ni siquiera conocemos, tienen derecho a heredar. 

Y el problema no termina ahí, sino que en caso de que ellos mismos fallecieran, sus propios herederos podrían pelear sus derechos hereditarios. Por ese motivo, nos podemos dar una idea de porqué muchas veces arreglar estos problemas lleva tiempo.

En ese sentido, debemos tener en cuenta que los herederos con mejor derecho, o con derecho preferente sobre los demásson las siguientes personas:

– Cónyuge (esposa o esposo), 

– Concubinos (con ciertas modalidades),

– Descendientes (hijos),

– Ascendientes (padres),

– Colaterales (hermanos),

En ese sentido, les compartimos lo que establece la ley en casos comunes de sucesiones intestadas.1. Si sobrevive el Cónyuge y los descendientes (hijos biológicos o adoptivos), la herencia se repartirá en partes iguales para cada uno de ellos),2. Si sobrevive la Cónyuge, sin descendientes, pero con ascendientes (padres del fallecido), la herencia se repartirá en dos partes iguales y se dará una a los padres y otra a la cónyuge,3. Si sobrevive el Cónyuge y colaterales (hermanos), el Cónyuge se quedará con dos terceras partes de la masa hereditaria y la tercera parte restante se dividirá entre los hermanos,4. Si sobrevive solamente el Cónyuge, este heredara toda la masa hereditaria,5. Si solo quedaran los hijos, se repartirá la herencia en partes iguales,6. El o la concubina, hereda en los mismos términos como si fuera Cónyuge, únicamente si ninguno de los dos estaba casado al tiempo del fallecimiento y si llevaban por lo menos 5 años viviendo en concubinato.

En ese sentido, ahora ya tenemos una idea de cómo va ser el reparto de los bienes, aclarando que estas son solo algunas de una infinidad de situaciones en las que nos podemos encontrar.

II. SUCESIÓN ANTE NOTARIO PÚBLICO O JUICIO SUCESORIO, ¿QUE CONVIENE MAS EN CADA CASO?

Una vez que tenemos identificados a los legítimos herederos, debemos distinguir que existen dos formas de repartir la masa hereditaria, podemos optar en acudir ante un Notario Público y que esté nos lleve el proceso de sucesión intestamentaria, o bien, se puede acudir ante los juzgados civiles de partido a iniciar un juicio de sucesión legitima. 

La primera opción de llevar la sucesión ante Notario Público suele ser la opción más acudida cuando los herederos ya tienen pensado un acuerdo previo de cómo van a repartirse la masa hereditaria entre ellos, la cuestión es que todos deben estar de acuerdo unánimemente, puesto que se trata de un proceso que no es ante una autoridad judicial, por lo que si no se llega a un acuerdo el Notario no podrá repartir los bienes. Además, se debe tener en cuenta que es necesario que todos los herederos firmen la escritura pública donde el notario hará la división de bienes, entonces si uno no firma porque no está de acuerdo, es muy probable que pueda venir después un juicio de nulidad sobre esa sucesión.

La segunda opción es promover un juicio sucesorio intestamentario, o también conocido como juicio de sucesión legitima. Este tipo de juicio es más recurrido en los casos en que existe un claro conflicto entre los herederos, ya que no se pueden poner de acuerdo y es necesario acudir ante un juez civil para que reparta los bienes entre ellos. Este proceso tiene ciertas peculiaridades que se desglosan a continuación.

III. EL JUICIO SUCESORIO INTESTAMENTARIO. 

Como ya mencionamos, esta forma de reparto de la masa hereditaria es más utilizada en los casos en los que existe conflicto, puesto que los juicios están diseñados para que toda persona que crea que tiene derecho a heredar manifieste al juez porqué, y el juez también dirá por qué sí o por qué no tiene derecho a heredar en los términos que resuelva, es decir, este juicio da la oportunidad de ser escuchado y vencido en juicio, lo que jurídicamente se conoce como el derecho humano a la audiencia y al debido proceso.

En ese sentido, debemos saber que este procedimiento judicial consta, de 4 etapas principales:I. Etapa de denuncia de sucesión,II. Etapa de inventario y avalúo, III. Etapa de administración de los bienes, IV. Etapa de reparto y adjudicación de los bienes. 

ETAPA DE SUCESIÓN.

La primera etapa de sucesión, tiene por objeto iniciar el proceso y citar a todos los herederos, o bien quienes se sientan con derecho a heredar una parte del patrimonio de la persona fallecida. Se inicia con un escrito que se conoce como escrito de denuncia de posesión y debe contener los siguientes documentos:• Acta de defunción del familiar fallecido, • Certificado de propiedad del difunto, mismo que es expedido por el Registro Público de la Propiedad y del Comercio correspondiente y contiene las propiedades que están a nombre del difunto en esa ciudad,• Acta de nacimiento del o de los hijos que denuncian la sucesión para acreditar el parentesco,• Acta de matrimonio en caso que sea la esposa quien denuncia la sucesión,

Una vez presentada dicha denuncia de sucesión, el juez mandará a verificar en el Registro Público de la Propiedad y del Comercio que efectivamente el difunto no tenga un testamento inscrito en dicho registro, además ordenará que se publiquen edictos EN el periódico oficial del estado de Guanajuato y en el periódico de mayor circulación de la ciudad donde residía el finito, los cuales se publicarán por dos meses y con intérvalos de quince días entre ellos.

Una vez transcurrido dicho tiempo y publicados los edictos en los términos antes descritos, las personas que sientan que tienen derecho a heredar deben acudir al juzgado a defender su postura y sus intereses. Posterior a esto, se emitirá lo que se conoce como una declaratoria de herederos, en la cual el juez citará a quienes entrarán en la sucesión a que dentro de los 8 días hábiles siguientes acudan a una junta de herederos, donde designarán al albacea por mayoría de votos, si no existiera mayoría el juez lo nombrará. 

Paralelamente a los edictos, se levantará un inventario provisional de los bienes, el cual estará a cargo de un interventor designado por unanimidad de los herederos o por resolución del juez, dicho inventario provisional contendrá una lista de los bienes muebles e inmuebles de los que se tenga conocimiento que eran propiedad del finito, y se especificará quién tiene la posesión de cada uno de ellos. 

ETAPA DE INVENTARIO Y AVALÚO.

Una vez designado al albacea, este será el representante legal de la sucesión y podrá intervenir para administrar los bienes que integran la masa hereditaria durante el proceso, asimismo, este tendrá la obligación de iniciar el trámite de inventario y avalúo. Para esto deberá presentar una lista del o de los peritos valuadores que los herederos hayan designado para hacer los avalúos de los bienes.

Asimismo, el juez señalará fechas de diligencias de inventario, en las cuales el albacea describirá con toda claridad y precisión los bienes que se encontraron a nombre del finado, empezando en el orden siguiente: dinero, alhajas, efectos de comercio o industria, semovientes, frutos, muebles, raíces, créditos, documentos y papeles de importancia, bienes ajenos que tenía en su poder el finado en comodato, depósito, prenda o bajo cualquier otro título, expresándose este. Asimismo, deberá incluir en el inventario los títulos de propiedad de los inmuebles que estuvieran a nombre del finado. 

Posterior a esto, se deberán practicar los avalúos y se deberán presentar al juzgado en su conjunto. Una vez recibidos, el juzgado dará un plazo de 5 días para que el inventario y avaluó de los bienes sea examinado por los demás herederos y presenten sus oposiciones. En este momento cualquier heredero puede decir que faltan bienes o que los avalúos reflejan el valor real de las cosas, etc.

ETAPA DE ADMINISTRACIÓN Y RENDICIÓN DE CUENTAS. 

Esta etapa, se puede decir que es simultánea a las anteriores, simplemente se trata de especificar que la administración de los bienes estará a cargo del albacea en colaboración del cónyuge superviviente en caso que lo hubiera, por lo tanto, son ellos quienes estarían a cargo de pagar los gastos de mantenimiento, cobrar las rentas en su caso, contestar las demandas en contra de la sucesión e incluso tendrán facultad para vender los bienes únicamente en los siguientes casos:

I. Cuando los bienes pueden deteriorarse; 

II. Cuando sean de difícil y costosa conservación; y 

III. Cuando, para la enajenación de los frutos, se presenten condiciones ventajosas.

Asimismo, tendrán la obligación de rendir dentro de los primeros cinco días de cada año del ejercicio de su encargo,la cuenta de su administración correspondiente al año anterior, depositando las cantidades que fueran liquidas en consignación del juzgado, para que integren posteriormente parte en el proyecto de repartición.

ETAPA DE LIQUIDACIÓN Y PARTICIÓN DE LA HERENCIA. 

Una vez aprobado el inventario, el albacea tendrá quince días hábiles para presentar al juzgado un proyecto de distribución proporcional de los productos de los bienes hereditarios, por medio del cual, cada bimestre deberá entregar a los herederos en proporción a su parte correspondiente, una distribución de los productos generados. 

Es decir, que mientras el juicio sucesorio siga vigente, ya sea porque existen demandas externas, o porque no se han puesto de acuerdo en cuanto al valor de los bienes, etc.; el albacea le entregará cada dos meses a cada uno de los herederos una distribución de lo que le toca a cada uno de los productos que integran la masa hereditaria, que pueden ser rentas, regalías por derechos de marcas, etc. 

Una vez concluidos los demás tramites que tenga la sucesión y que se haya aprobado el inventario y avalúo de los bienes, se presentará la cuenta general de la administración, y una vez aprobada esta, el albacea entregará un proyecto de repartición de bienes dentro de los quince días siguientes a la aprobación de la cuenta general de la administración.

Asimismo, en caso de que el albacea no quisiera hacer la repartición de los bienes o no entregara su proyecto de repartición, esta se puede llevar a cabo con la intervención de un contador público o de un abogado, para lo cual, el juez pondrá a disposición del partidor de la herencia los inventarios, papeles, avalúos y demás documentos relativos al caudal hereditario y le señalará un plazo de veinticinco días para que presente su proyecto partitorio.

Una vez concluido el proyecto de partición, el juez otorgaráun plazo de 10 días para que los herederos lo revisen e hicieran las oposiciones que correspondieran en su caso. Vencidos los 10 días sin haber oposición, el juez aprobará el proyecto y dictará una sentencia de adjudicación, mandando a entregar a cada uno de los interesados los bienes que les correspondan, así como las escrituras o títulos de propiedad de los inmuebles con una anotación de adjudicación con la cual se podrá finalmente hacer el cambio de propietario en el Registro Público de la Propiedad y del Comercio correspondiente. 

Compartir artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on telegram

MAS ARTÍCULOS

SIGUENOS

BUSCADOR

te puede interesar

Más Relevantes

0

SUSCRíBETE AHORA

Suscríbete para recibir todo nuestro contenido.

© 2020 Realty-Business MX || Todos los derechos reservados || Política de Privacidad