6qlkMRxGFT

Bienes raíces en España: ¿Qué son las SOCIMIs?

Estas sociedades españolas permiten invertir en propiedades sin exponer nuestra capital a gran escala. Conócelas.

El mercado inmobiliario por excelencia ha brindado siempre excelentes opciones de inversión, y, debido a la seguridad que brinda y su poca volatilidad, se posiciona siempre como una de las favoritas.

La buena noticia, es que la inversión en bienes raíces cada vez es más diversa, y ya no es exclusiva de los inversores con capitales multimillonarios. Con la creación de los REITs (Real Estate Investment Trust) en Estados Unidos, países como México y España han replicado el modelo. Este último es el creador de los SOCIMIs.

Las Sociedades Cotizadas Anónimas de Inversión en el Mercado Inmobiliario (SOCIMIs), vehículo de inversión aún novedoso en este país, pues fue creado a principios del 2000, brindan la oportunidad de comprar acciones de propiedades. Son sociedades anónimas de carácter mercantil, cuyo capital es de al menos 5 millones de euros. Deben tener mínimo una propiedad, aunque la mayoría de ellas tienen una gran cantidad, para garantizarle diversificación al inversor. Además, cotizan siempre en alguna bolsa de valores, lo que les otorga más formalidad y solidez. Su capital flotante, debe ser por lo menos el 25% del capital social, o bien, mínimo 2 millones de euros.

El 80% de los ingresos de estas sociedades deben salir del arrendamiento de sus activos, es decir, el grueso de los inmuebles, que deben ser de naturaleza urbana (locales, oficinas, viviendas, edificios, naves industriales), estarán alquilándose para generar las ganancias correspondientes. Además, pueden participar en empresas, fondos de inversión o propiedades que no estén dentro del territorio español.

Una de las grandes ventajas de invertir en SOCIMIs, es que le otorgan transparencia y liquidez al sector inmobiliario, tradicionalmente asociado con lo contrario, ya que, al cotizar en bolsas de valores, se vuelve mucho más sencilla la reventa, y se rinden cuentas de manera constante a los accionistas.

Estas sociedades tienen la obligación legal de repartir el 80% de los ingresos provenientes de rentas entre sus inversores, de manera periódica, así como el 50% de las ganancias de la venta de algún activo. Si las operaciones son realizadas con otras SOCIMIs o REITs, se reparten el 100% de los beneficios.

Estas sociedades están reguladas bajo un régimen fiscal muy beneficioso, ya que no tributan el impuesto sobre Sociedades, siempre y cuando los inmuebles permanezcan en arrendamiento por un periodo de 3 años. En el caso del Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados, se les bonifica el 95%.

La primera SOCIMI en España, denominada Entrecampos, surgió en 2004, y no podía operar adecuadamente pues todavía no existían las legislaciones correspondientes. Fue hasta 2012, con las reformas fiscales, que este tipo de organismos tuvieron un “boom”.

A grandes rasgos, si comparamos la inversión inmobiliaria tradicional con la inversión en SOCIMIs, la segunda se distingue por su liquidez, alta diversificación, y relativa facilidad. No obstante, las desventajas también existen. Básicamente, el retorno, que suele ser menor al de la inversión inmobiliaria tradicional; y la periodicidad de cobro de dividendos, que no es tan constante; son los principales enemigos de esta modalidad.

Compartir artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on telegram

MAS ARTÍCULOS

SIGUENOS

BUSCADOR

te puede interesar

Más Relevantes

0

SUSCRíBETE AHORA

Suscríbete para recibir todo nuestro contenido.

© 2020 Realty-Business MX || Todos los derechos reservados || Política de Privacidad